Relatos

Huellas del pasado

Hijo, cuando mi luz se apague y no pueda seguir maullando a nuestro pueblo, cuando seas tu el que cargue con la mayor responsabilidad que un azuru pueda llevar sobre sus hombros, el de la supervivencia de nuestra gran familia, recuerda siempre estas palabras:


No me recuerdes como a un sabio que consiguió desarrollar la tecnología de salto para huir de esos malditos parásitos. Solo recuérdame como alguien capaz de hacer cualquier cosa por la supervivencia de su tribu y su pueblo. Saltar a lo desconocido era la única opción de sobrevivir a la maldición personificada que manipulaba y arruinaba a nuestra gente.


Sabes que esta agonía interna que maúllo es debido al gran sacrificio que hicimos. Abandonarlos en aquel planeta, de aquella manera...


Por favor hijo, ¡vuelve! Nunca pierdas la esperanza de volver a verlos, pues la esperanza es lo único que me mantiene con vida. Transmite a los hijos de tus hijos, y a sus hijos, que siempre deben volver a casa y nunca olvidarlos.


Feedbacks (0)
¡Comenta!

Name (required)

Email (required)

Website

Imagen CAPTCHA
Enter the code shown above: